Relaciones entre la Masonería y la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Declaracion Universal de los Derechos HumanosCuando los ginebrinos mataron a Servet,

No defendieron la doctrina,

Sino que mataron a un hombre.”

Sebastián Castiello

 

 

Uno de los hitos más importante de la historia de la humanidad es, sin duda alguna, la redacción y aprobación de la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDDHH). El hecho de lograr la existencia de una serie de puntos mínimos de convivencia internacional con el objetivo de mantener la paz creó la esperanza de un mundo más justo, igualitario y libre (en definitiva, más humano). Desarrollaré una comparativa entre la redacción de la DUDDHH y los ideales de la Masonería para observar los paralelismos y las influencias existentes, alejándome de postulados que nos lleven a pensar en teorías conspirativas acientíficas que nada tienen que ver con realidad demostrable.

etusivulogo · La DUDDHH

Como reflejé anteriormente, es uno de los momentos clave para entender el devenir del mundo tras la II Guerra Mundial. Existen antecedentes como pueden ser la Declaración de Derechos inglesa de 1689, la Constitución de los EEUU ratificada el 21 de junio de 1788 o la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano redactada tras la Revolución Francesa, pero todas tienen un rasgo común: son textos que contienen grandes avances en materia de libertades sociales, pero coincidiendo en un marco geográfico plenamente nacional. Además, su alcance se limita a conceptos como el de “hombre” o “ciudadano”, que han ido englobando paulatinamente a un mayor número de individuos, pero excluyendo, por motivos jurídicos, a otros. Por tanto, la DUDDHH consiste en la primera ocasión para la elaboración formal  y aplicable de una legislación sin distinciones ni fronteras que regulase un mundo cada vez más globalizado y en contacto constante que, en multitud de ocasiones, tenía tintes beligerantes.

Su contexto no era nada halagüeño: la posguerra de un largo conflicto a escala internacional, la II Guerra Mundial, que tuvo como consecuencia la desaparición de millones de personas. Teniendo en cuenta el fracaso de la anterior Sociedad de Naciones, la DUDDHH podría haber quedado en otro documento más que todos ratifican y nadie respeta. Sin embargo, la necesidad de poner límites a otro proceso de polarización como el de la Guerra Fría, junto a intereses de convivencia y seguridad jurídica “de cualquiera en cualquier parte”, llevó a volcar todos los esfuerzos para conseguir su éxito.

La citada comisión contaba con un total de 18 miembros, todos de condiciones políticas y nacionales muy diversas. Era necesario que la DUDDHH no apareciese como un texto desde occidente hacia el mundo, sino como una obra de los representantes de la Humanidad y para la Humanidad. La Comisión redactora estuvo presidida por Eleanor Roosevelt, una de las más acérrimas defensoras de los DDHH. En sólo dos años, el texto estaba completo y por la

Resolución 217 A (III) de 10 de diciembre de 1948, quedó la DUDDHH ratificada por la Asamblea General de la ONU en París, con ningún voto en contra y ocho abstenciones1.

Derechos-Humanos-642x222

  • LA MASONERÍA: LIBERTAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD Y UNIVERSALISMO. COINCIDENCIAS Y RELACIÓN CON LA DUDDHH.

En multitud de ocasiones, tanto para difamar como para exaltar, se le atribuye a la Masonería como organización un papel en ciertos momentos de la historia de la Humanidad que pueden hacer creer en teorías conspirativas, pero en un altísimo porcentaje no existen evidencias documentales o testimoniales de que así fuese. Otro aspecto muy distinto es que algunos masones hayan tenido una relevancia destacada en determinados momentos históricos y que, a través de sus acciones, la ideología masónica impregnase su contexto. En el presente punto del artículo me detendré a plantear los ideales de la Masonería  y su coincidencia con la DUDDHH.

El primer paso que debe llevarse a cabo al acercarse de una forma tan general al tema que trato, es definir qué es la Masonería. Si acudimos al DRAE observamos que el término Francmasonería se define como “asociación secreta de personas que profesan principios de fraternidad mutua, usan emblemas y signos especiales, y se agrupan en entidades llamadas logias”2. Tal definición, por sucinta, necesita de ampliación a través de otras definiciones que hagan mayor hincapié en los elementos definitorios en materia filosófica de la institución masónica.

Findel, por ejemplo, concibe la Masonería como la “asociación que reúne en una misma familia a todos los hombres de buena voluntad bajo la bandera de la igualdad y de la amistad fraterna y que les propone como fin el ejercicio de la influencia moral sobre el resto del mundo”3.

Otra muy útil, aunque más extensa, es la que da Pío Ramos López, que fue venerable de la Logia Añaza 125 en Santa Cruz de Tenerife): “La Masonería no es ni más ni menos que una institución cuyo fin tiende a la regeneración del hombre por el hombre; a conseguir su progreso, su más alta civilización, su más absoluta perfección, buscando la Verdad en todos los órdenes sociales; para cuyo efecto educa a la humanidad y la ilustra para que pueda llegar al expresado fin, con perfecto conocimiento de causa”4.

eleanor roosevelt

Eleanor Roosevelt

Observamos en las dos definiciones anteriores términos como Igualdad, Amistad Fraterna, Influencia Moral o progreso: todos, unidos a los conceptos de Libertad y Fraternidad, se convierten en “combustible moral” que permitirá que el motor del método masónico lleve a la Orden del Gran Arquitecto a la consecución de objetivos claros, dentro de las particularidades y vicisitudes propias de cada momento histórico, a las que ninguna organización humana es inmune. Pero, ¿cuáles podríamos definir como los principios comunes de la Masonería? El análisis que ejecuta Eduardo Enríquez del Árbol es más que ilustrativo a tal efecto:

“ […] nos interesa señalar cinco principios comunes: 1) es una asociación universal, filantrópica y progresiva bajo los principios básicos de amor al Gran Arquitecto del Universo y de los hombres y por reglas la Moral universal y la Ley Natural, dictada por la Razón y definida por la Ciencia. 2) Es a la vez un sistema filosófico práctico dirigido a cada individuo con unas pretensiones definidas. 3) Persigue la emancipación pacífica y progresiva de todos los seres humanos, es decir la perfección de los hombres, por lo tanto tiene una proyección social; Trabaja sin descanso por el bien de la Humanidad, fundamentalmente por medio de la instrucción, del trabajo y de la beneficencia. 4) Obligación de respetar los poderes políticos legítimamente constituidos. 5) Prohibición de discusiones políticas y religiosas en su seno ya que llevarían la división y pondrían en peligro la Tolerancia y la Fraternidad”5.

Por lo tanto, de manera sintética podríamos afirmar que la Masonería, a través de un método progresivo, donde la instrucción moral y educativa tiene un papel clave, va de lo individual a lo colectivo, ya que los principios que defiende de Tolerancia, Justicia, Igualdad y Fraternidad están ya por definición imbuidos de vocación universalista.

No es de extrañar que tarde o temprano, en ejemplos como el del nacimiento de la Cruz Roja, en la que tanto debemos a la figura de Dunant, la influencia de las ideas masónicas se trasladase a la sociedad, representada por las capas sociales encargadas de la toma de decisiones legislativas y ejecutivas dentro de un sistema democrático, convirtiendo a la Fraternidad, la Tolerancia y la Igualdad en anhelo a conseguir en un mundo azotado por la violencia colonial, la falta de derechos laborales y de la mujer, la ausencia de programas de seguridad social y el recurso constante a la belicosidad entre estados-nación. En palabras de Enríquez del Árbol nuevamente,

descarga (3)“[…] los valores éticos y políticos pueden conllevar consecuencias políticas6: el principio de libertad en todas sus manifestaciones constituye uno de los derechos del hombre válidos para todos los ciudadanos de una sociedad democrática. La libertad y la igualdad son valores absolutos que no pueden entrar en discusión y que vienen vistos por la institución como tales.

[…] La Masonería reconoce a todos los hombres iguales derechos ante Dios, la naturaleza y la sociedad. De ello se deriva una posición, que podríamos llamar “política” frente a la discriminación”7.

Se trasluce de aseveraciones como las de Enríquez del Árbol que los masones, influenciados por un sistema de valores democrático, influirán en sus acciones siempre en contra de conceptos como Fanatismo, el cual, por el peso que tendrá en la defensa de la Tolerancia, la Libertad de pensamiento y la Libertad religiosa, merece que nos detengamos sobre él, al menos someramente.

Los masones aparecen de forma explícita declarándose enemigos del Fanatismo en textos tanto rituales como de divulgación fuera de la institución (un ejemplo podrían ser los boletines de aparición periódica a cargo de las obediencias masónicas). Si atendemos a lo referido por Pedro Antonio Sánchez,

“en el plano social, una sociedad fanática queda anclada en el tiempo, en sí misma, sin apenas cambios, apartándose del camino hacia la Verdad”.

Y más adelante en el mismo artículo, asegura que “la Intolerancia con su verticalidad imposibilita el diálogo real, condición totalmente necesaria para la búsqueda de la Verdad, para evolucionar, o para llegar a simples acuerdos prácticos. […] la Masonería encuentra que la Intolerancia es […] incompatible con el desarrollo normal y completo del ser humano en todas sus facetas, y también para el correcto funcionamiento de la sociedad donde se sitúa”8.

Observamos, pues, que el Fanatismo se opone a la totalidad de lo que pretende la Orden del Gran Arquitecto del Universo: Progreso, Igualdad, Razón, visión crítica, etc. Por tanto, si los masones consideran que los ideales que defienden y de los que se nutren filosóficamente son tan universales, no es  de extrañar que practiquen y difundan la Tolerancia, que en la DUDDHH es la expresión máxima de la seguridad de que cualquier vida humana, sea cual sea el contexto, no valdrá más que otra por ninguna razón.

6412875967372748Una Sociedad con vocación de Igualdad Universal que a través de sus escritos y de sus miembros influye en un siglo como es el “largo siglo XX” (Arrighi) para la materialización de unos principios a través de la redacción de puntos que no escandalicen a nadie sea de la cultura que sea: asimilables, practicables y, ante todo, necesarios.

Para todo ello, y previo a introducirme en el texto de la DUDDHH, ¿podemos hablar de relaciones entre el Derecho Internacional, básico para los DDHH, y la Masonería? Si, si atendemos a la idea de paz que emana de las Constituciones que podemos considerar fundacionales de la actual Masonería Especulativa, que podemos datar en los años 1717 y 1723: Las “Constituciones de Anderson”. De ellas se influenciaron procesos constituyentes como el norteamericano en la Revolución Liberal de las Colonias, pudiendo destacar a uno de los masones más conocidos de la historia, Benjamin Franklin, estableciéndose la primacía de las relaciones bilaterales de paz a través de diplomacia para evitar el recurso de la fuerza, o el derecho a la neutralidad.

Un buen ejemplo de la materialización de estas aspiraciones es el que cita Santiago Castellá: “En el marco de un congreso masónico celebrado en París […] convocado por el Gran Oriente de Francia y la Gran Logia de Francia el 28, 29 y 30 de junio de 1917 estuvieron presentes las ideas de respeto a los derechos humanos, de libre determinación de los pueblos, de creación de una organización internacional universal, del fin de la diplomacia secreta, la democratización de los estados, el desarme y la paz. En este congreso al que asistieron delegaciones masónicas de todo el mundo se diseñó con gran precisión lo que más tarde se configuraría en el marco del Tratado de Versalles como la primera organización internacional universal, la Sociedad de Naciones, antecedente de la actual Organización de las Naciones Unidas”9.

Obtenemos, por tanto, una conclusión primigenia: la Masonería, con su propia organización interna, que conocían sus miembros, influyó y propició que fuera de la institución masónica se adoptasen sistemas y métodos similares en algunos aspectos para mantener los canales de debate y contacto abiertos entre estados-nación en abierta hostilidad.

130829

· EL ARTICULADO DE LA DUDDHH: UNA MIRADA EN CLAVE MASÓNICA

Por todo lo expuesto anteriormente, quedan claramente referenciados como principios éticos, morales, filosóficos y fundacionales de la Masonería los conceptos de Libertad, Igualdad y Fraternidad, conectando así con los ideólogos de la Ilustración y con los elementos motores y definitorios de la Revolución Francesa, tomada como máxima expresión de las revoluciones liberales.

Ahora bien, ¿cómo reflejarlos y hacerlos útiles (léase prácticos) al conjunto de la Humanidad? En palabras de Carlos Monrreal Blanco y Pedro Antonio Sánchez, “los valores-divisa de la Masonería, su desarrollo y ejecución, se lleva a cabo con la aplicación del ideal de la justicia”10. ¿Qué mejor forma de aplicar la Justicia que asegurándose de ello a través de un texto de obligado cumplimiento, bajo mandato de la ONU, como es la DUDDHH, que alcance a todos los miembros de la familia humana?

Si atendemos directamente al preámbulo de la DUDDHH11, ya observamos una carga de principios filosóficos coincidentes con lo redactado anteriormente más que destacable. Afirmaciones como que “la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana” nos llevan a recordar las ideas universalistas y de Libertad, Igualdad y Fraternidad que los masones desde la redacción de la Constitución de los EEUU venían defendiendo como cimientos de la nueva sociedad surgida del sistema de principios del Liberalismo. Pero, sin embargo, dos son las afirmaciones que nos trasladan al pensamiento de influencia activa: son la búsqueda de relaciones amistosas entre naciones y la necesidad plasmada en el cuerpo del texto de que los DDHH sean protegidos por un régimen de derecho.

derechoshumanosMe detendré en los artículos que, de una forma más evidente, podemos conectar con el sistema ideológico de la Masonería. En el artículo 1 (todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros) vemos de forma concreta tres ideas básicas: el valor de la Razón como elemento primigenio desde el que deben desarrollarse todas las acciones humanas, la Libertad, la Igualdad y la búsqueda de un planteamiento de relaciones entre pueblos en un marco de paz.

Aunque el artículo anterior es muestra suficiente de relación e influencia ideológica entre la Masonería y la DUDDHH, es de interés tomar una cita de la Declaración de Principios del Supremo Consejo del Grado 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España, y compararla con el espíritu de parte del articulado de la DUDDHH. Dice la cita así: “[La Masonería] es una sociedad fraternal, que admite a todo hombre libre y de buena reputación, sin distinción de raza, religión, ideario político o posición social”, y continúa más adelante diciendo que “no impone a sus miembros una creencia religiosa determinada. Los masones pueden practicar la religión de su preferencia, con tal de que respeten las opiniones de los demás”12.

En un primer aspecto podemos detenernos en el artículo 2 (toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. […] no se hará distinción alguna fundada en la condición política) y observaremos no pocas coincidencias: una institución con carácter y método universalista y una Declaración con el mismo afán de englobar a toda la sociedad, sin discriminaciones de ningún tipo.

Otro punto interesante a la hora de realizar esta mirada masónica sobre la DUDDHH nos hace detenernos en el artículo 18 (toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia). Una de las banderas que más ha enarbolado la Masonería en todo el mundo ha sido el libre desarrollo espiritual y de conciencia de los individuos sin presiones sociales o jurídicas, y así nos lo deja ver la Declaración de Principios del Supremo Consejo del Grado 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España: “La Filosofía Escocesa […] tiene que hacer notar su mensaje universalista de Libertad y Tolerancia frente a todo fanatismo, frente al integrismo religioso y frente al racismo xenófobo”13.

No sólo podemos observarlo aquí: si nos detenemos en las conocidas como Constituciones de Anderson de 1723, consideradas la “fundación” de la Masonería especulativa contemporánea, en su primer punto, especifica claramente que “aún cuando en los tiempos antiguos los masones estaban obligados a practicar la religión que se observaba en los países donde habitaban, hoy se ha creído más oportuno no imponerle otra religión que aquella en la que todos los hombres están de acuerdo, y dejarles completa libertad respecto a sus opiniones personales”14.

imagesld¿Qué vemos en lo anterior? No un supuesto anticlericalismo o antiespiritualismo, sino un intento de acercamiento entre posiciones encontradas dentro del mundo religioso potenciando aquellos puntos que unen y relegando a la vida privada de cada individuo aquello que puede ser conflictivo con el resto. Un ejemplo clarificador puede ser la existencia del VLS15, metáfora de la armonía, consecuencia de la Tolerancia, el respeto mutuo y la búsqueda de la convivencia fraternal.

Sin duda, hay un aspecto de la Masonería que debemos destacar en este momento, y es su apuesta firme y decidida por el Laicismo y la Laicidad. Buscar la libertad de religión es indisoluble de trabajar por un estado diferenciado de cualquier jerarquía eclesiástica, manteniendo una relación entre ambas basada en el respeto mutuo, considerándose herramienta útil para el progreso y desarrollo del conjunto de la sociedad16.

Otros aspectos en los que los masones han tenido una actitud firme en el debate, han sido el derecho a la libre circulación (artículo 13), ya que en la propia estructura de las Obediencias Masónicas se admite a cualquier masón en las Tenidas eliminando fronteras nacionales, el derecho a la propiedad individual o colectiva, a la libertad de opinión, a la reunión pacífica, a la

educación universal y al de conservación de la propia vida. Todo lo anterior es constatable en la actitud de los propios masones de España de forma más acuciada desde la 2ª mitad del s. XIX, fomentando el desarrollo de instituciones educativas con carácter universalista y laico que acabaron influyendo en las políticas de educación de gobiernos posteriores. También es de destacar la posición contraria a la pena de muerte, defendiendo su eliminación en aquellos países con sistemas democráticos donde la Orden del Gran Arquitecto pudo asentarse el tiempo suficiente como para desarrollar un debate interno potente que externalizar.

Por tanto, y siendo un análisis somero y muy general, ya que los autores que se pueden citar desde la Ilustración hasta los años 30 del pasado s. XX es muy extensa, las conexiones Masonería-DUDDHH son evidentes y llenas de conceptos básicos a día de hoy en la construcción de una democracia en cualquier estado.

 · CONCLUSIONES

Las influencias de la filosofía y el método de la Masonería en la redacción de la DUDDHH son evidentes en su articulado si nos detenemos tanto en textos fundacionales de la Orden del Gran Arquitecto como en escritos “de cabecera” redactados por masones y no masones de todo el mundo. Una sociedad con afán universalista cuya historia nos es útil para ver cuál fue la evolución de los objetivos antibelicistas que acabaron por conformar la ONU y su DUDDHH a lo largo de la 1ª mitad del s. XX.

Sin duda, la Masonería no interviene en debates de religión o política como organización, pero de afirmaciones como la de Dionisio Vicente, “en Masonería trabajamos sobre el derecho inalienable a la libertad absoluta de conciencia y de pensamiento”17: un debate interno basado en las ideas, los conceptos y la Tolerancia que en su dimensión filosófico-política acaba trasladándose  a sociedad en su conjunto por el ejemplo de sus miembros.

Si nos acercamos al aspecto de las influencias morales o ideológicas que puede haber tenido la Masonería en la sociedad actual a través de una visión crítica, podemos deducir que existen coincidencias evidentes entre la conformación actual de las estructuras ideológicas y filosóficas y una institución con cientos de años de antigüedad. Debemos evitar siempre detener nuestra mirada en teorías conspirativas acientíficas y carentes de base argumental.

Mi conclusión final, y relacionándolo con lo inmediatamente anterior, es que el cuerpo ideológico de la Masonería influyó en la DUDDHH, pero no por una acción desde la institución para dirigir a las personas que a ella pertenecían y tuvieron el honor de estar entre el selecto grupo que redactó tan insigne documento, sino por años de esfuerzo filosófico para que, a través de herramientas de expresión y debate, la ausencia de derechos, el fanatismo y la beligerancia dejasen pasar para ocupar el espacio preferente a las garantías judiciales, la Tolerancia y la convivencia en paz y Fraternidad.

 

LUIS DIAZ VAZQUEZLuis Díaz

Estudiante de Grado de Historia en la Universidad de Almería.

Delegado Territorial Provincial de la Fundación Internacional de Derechos Humanos.

11 de octubre del año 2014

 

 

 

 

1 Sobre el proceso de redacción de la DUDDHH, puede leerse el texto titulado “Historia de la redacción de la Declaración Universal de Derechos Humanos”, http://www.un.org/es/documents/udhr/history.shtml [consulta: 28-06-2014].

2 Diccionario de la Lengua Española, término “Francmasonería”, http://lema.rae.es/drae/? val=masoner%C3%ADa [consulta: 09-09-2014]. La edición actual es la 22ª.

3 FINDEL, J.G.: “Histoire de la franc-maçonnerie depuis son origine jusqu’a not jours”. París, Lacroix, Verboeckhoven, 1886, t. I, p. 154.  (Tuve acceso a la cita en el artículo “La Masonería española y la política. ¿Objetivos comunes?”, de Eduardo Enríquez del Árbol).

4 Tal cita aparece en DE PAZ SÁNCHEZ, Manuel: “Intelectuales, poetas e ideólogos en la francmasonería canaria del siglo XIX”, Ediciones Idea, 2004, pp. 43-44.

5 ENRÍQUEZ DEL ÁRBOL, Eduardo: “La Masonería española y la Política. ¿Objetivos comunes?”, J. A. FERRER BENIMELI (coord.), “Masonería, política y sociedad I”, Zaragoza, Centro de Estudios de la Masonería Española, 1989, pp. 9-10.

6 Al referirnos a términos como “político” o “consecuencias políticas” no debemos olvidar que en las Logias las discusiones de política y religión están prohibidas, pero haciendo una puntualización: podríamos comprender que está prohibido “hacer política en la Logia”, o “partidismo”, pero sin desechar los debates de ideas productivos y útiles para el progreso humano

7 ENRÍQUEZ DEL ÁRBOL, Eduardo, op. cit., pp. 16-18.

8 SÁNCHEZ, Pedro Antonio: “Intolerancia y Fanatismo”, DELGADO-UREÑA VELASCO, Jorge (coord.), “De qué nos ocupamos los masones”, Córdoba, Ed. Nous (Col. Al-Gadú), 2011, pp. 111- 116.

9 CASTELLÁ, Santiago: “Masonería y Derecho Internacional”, http://perso.wanadoo.es/lomise/acacia1352.htm [consulta: 08-09-2014].

10 MONRREAL BLANCO, Carlos; SÁNCHEZ, Pedro Antonio: “La Justicia”, DELGADO-UREÑA VELASCO, Jorge (coord.), op. cit., p. 169.

11 La versión utilizada para el análisis en curso es “Declaración Universal de Derechos Humanos” como recurso digital accesible a través de la URL http://www.un.org/es/documents/udhr/ [consulta: 12-09-2014].

12 “Declaración de Principios del Supremo Consejo del Grado 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España”, http://www.scg33esp.org/supremo/Declaracion.htm [consulta: 03-09- 2014].

13 “Sentido y Misión del Rito Escocés Antiguo y Aceptado”, http://www.scg33esp.org/supremo/reaa.htm [consulta: 03-09-2014].

14ANDERSON; DESAGULIERS: “Constituciones de los Franc-Masones”,  http://www.uned.es/dpto- hdi/museovirtualhistoriamasoneria/3documentos_fundacionales/constituciones%20anderson %201723.pdf [consulta: 02-09-2014].

15 Volumen de la Ley Sagrada que preside las Tenidas de las Logias Masónicas. Puede ser cualquier libro religioso, pero siempre tendente al sentir mayoritario de los miembros.

16 Dos buenas referencias que sirven para introducirnos en la relación entre Laicismo y Masonería son los textos de CASAS IGLESIAS, José Ramón “Libertad de conciencia y Laicismo” y de GUILLÉN PÉREZ, Ángel L. “Laicismo y Laicidad”, ambos en DELGADO-UREÑA VELASCO, Jorge, op. cit.

17 VICENTE, Dionisio: “Conciencia moral e instinto”, ibídem, p. 93.

 

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page